Street Art. Entrevista a Omino71 y Mr. Klevra | MARISA GÓMEZ

August 19, 2014

Al hablar de arte y cultura urbana parece inevitable hacer referencia al StreetArt y, particularmente, al grafitti. En esta ocasión, hemos hablado con dos de sus protagonistas, los artistas italianos Omino71 y Mr.Klevra, que pronto nos visitarán en Barcelona.

Marisa Gómez: Me gustaría empezar preguntándoos si os definís/os encontráis cómodos con la estiqueta de Street artistas que normalmente se os pone.

Mr.Klevra: sinceramente me siento honrado de estar incluido entre los Street-artistas.
Desafortunadamente me disgusta mucho oír a menudo este apelativo para identificar a artistas que nunca han sido Street-artsitas más que porque está de moda. Aún hay mucha confusión sobre lo que realmente el StreetArt. 

omino71: cuando hago mis instalaciones en la calle soy un Street-artista, no hay duda. Pero si se trata sólo de una etiqueta prefiero mirar hacia arriba y hacer como Brian Eno, definiéndome un “no-street-artista” incluso aunque aún no he entendido qué significa.

Omino1 Sancta Santoroom, Roma. Omino 71 y Mr. Klevra

MG: ¿Cómo empezó vuestra relación con el Street Art y qué siginifica para vosotros este medio de expresión?

omino71: es una experiencia que vivo por intentos, por tanto no sé cuándo empezó de verdad. Ahora mi street art es “pegar” las ciudades con pósters pintados a mano sobre papel tisú en ejemplares únicos, y por tanto limitado al acto de la instalación, pero no ha sido siempre así y probablemente cambiará en el futuro. En la base de todo está la voluntad de un acto libertario, la ausencia de mediaciones entre la obra y el público, el gusto por la lectura del territorio y por la contextualización del gesto, pero sobre todo la invitación a errar, ya sea entendido como el vagar sin meta – deambular atravesando paisajes urbanos desconocidos para quien vive la ciudad sólo en los sentidos de recorridos utilitarios (casa-trabajo-casa) – o como el equivocarse perseverando por intentos de vivir, jugar y experimentar comportamientos alternativos a los rutinarios.  

Mr.Klevra: nace como un juego, encontrando una tarde a un tal Omino71 que me dice “deberías hacer algún póster”, y yo en mi cabeza decía, “pero ¿por qué tengo que gastar dinero y tiempo en hacer pósters?”. De aquel primer póster han pasado muchísimos años y no lo dejaré! Si queréis encontrar un culpable, es Omino71. 
Para mí el StreetArt es un proceso creativo que parte de una idea da un sobre-lugar, de una visión de una obra en aquel sotio con aquella luz y que me lleva a encerrarme durante horas a crear  lo que después regalaré a la gente en la calle. 
Hacer Streetart para mí es Libertad Felicidad, un proceso de continua búsqueda en la persecución del sentido profundo de la belleza. “La belleza salvará el mundo” afirma el príncipe Miškin en El Idiota de Dostoevsk. Esta frase últimamente resuena fuerte en mi cabeza; vivimos en un período histórico de locura en el que el Hombre es superficial y banal, y observando los cánones meramente “estéticos” que sirven para la mayoría, creo que el riesgo de ser fagocitados por lo feo y lo triste es serio y concreto. Por esto he decidido tomar la vía del Streetart, crear arte bello para expresar este malestar y acusación mía! Libre y gratuitamente regalo al observador. El hombre común hace siempre los mismos recorridos para llegar a la oficina, o a casa o al gimnasio, optimizando al máximo el tiempo y los recursos, está habituado. Mis obras aparecen por sopresa en su recorrido y rompen la monotonía, aunque sea por pocos segundos, esperando hacer “perder” segundos o minutos preciosos al observador distraído. Si así nace una curiosidad, un pensamiento, un movimiento interno provocado por la curiosidad, consigo mi objetivo.   

MG:  ¿Podríais hablarnos del tipo de trabajo que hacéis? Me interesa particularmente vuestra iconografía. En el caso de Omino71, son superhéroes, dibujos animados, niños… En el Mr.Klevra predominan los santos. ¿De dónde vienen? ¿Por qué os interesáis por estos temas y, sobre todo, qué hay detrás? El Street Art suele estar asociado a un espíritu crítico que se mezcla con la cultura popular. ¿Hay algún tipo de reivindicación política, social, cultural, etc. en vuestro trabajo?

Mr.Klevra: en lo que respecta a mis trabajos he decidido usar el lenguaje de la iconografía bizantina. Mis creaciones no nacen sólo como obras con un fin en sí misma, para mostrar mi nivel técnico; si fuese así habría dejado de pintar hacer muchos años.  
Mis iconos con muy elaborados y si el observador las estudia detenidamente puede encontrar detalles escondidos o citas. De hecho, a menudo me gusta que la búsqueda sea compleja y difícil, así al final da más gusto encontrar la respuesta. Encuentro banal escribir una frase fácilmente legible, al contrario, las mías están siempre incrustadas dentro de una compleja articulación de formas caligráficas. 
Como decía antes, mi espíritu crítico está muy enraizado en mis obras. Soy el único street-artista del mundo que pinta iconos bizantinos; esto naturalmente puede hacer torcer la nariz a quien se detiene sólo en la mera imagen sagrada. Mi objetivo es llevar un mensaje y creo que los iconos son el instrumento perfecto (para mí). Si se indaga en la iconografía, de hecho, se descubre que servía para explicar pasajes de la Biblia en una sola imagen, síntesis y belleza en poquísimo espacio. Así que he decidido llevar esta iconografía a la gente de la calle, y por tanto explotar el objetivo inicial para el que nació. Mis reivindicaciones son mi propia vida detrás de mis obras, es toso yo mismo; mi fe, mi perdida de confianza en la política, mis estudios de ingeniería, la música que escucho durante el día… todo se trasluce en mis obras. 

omino71: superhéroes, juguetes, niños y santos (así que lo siento por  Mr.Klevra, pro no es el único  street artista del mundo que pinta iconos bizantinos, somos al menos dos) realizados con trazos limpios y los colores saturados típicos del cómic, que es fuente de inspiración, imaginario de referencia, lenguaje y estética. He aprendido primero a dibujar y después a leer con los cómics y me los he llevado aprendidos cuando he decidido expresar aquello que tenía dentro con los pinceles y los sprays en un proceso creativo que es muy similar al del “mash up” del videoclip musical, rico en digresiones, referencias y citas a las culturas underground de los últimos 30 años, que tiende a un “horror vacui” en el que no hya siempre un solo mensaje – sea inmediato o cifrado – o una sola lectura, y esta es una consideración que vale para toda mi producción, prescindiendo del hecho de que sean obras de Street Art.  
El espíritu crítico del Street Art es innato al propio Street Art, que de por sí es una reivindicación social, un acto libertario, una reapropiación del espacio, un ejercicio lúdico que puede implicar a cualquiera que advierta el deseo de expresar su creatividad, sin necesidad de títulos, legitimaciones académicas o mediaciones culturales. 

Omino2Sancta Santoroom, Roma. Omino 71 y Mr. Klevra

MG: Hablemos de vuestro trabajo conjunto. ¿Lleváis mucho tiempo colaborando? ¿Cómo surgió la colaboración y cómo llegáis a encontrar este punto común que tenéis, por ejemplo, en la iconografía religiosa y los santos como superhéroes? Tengo entendido que además, relacionáis este tipo de trabajos con la cultura propia de cada lugar…

Mr.Klevra: Digamos que nuestro trabajo conjunto nace, como decía antes, casi por un juego. Encuentro a Omino71 en una “muestra” y ahí empieza todo.  
Prácticamente me ha estimulado él a tomar el camino del Street Art; yo aún no me sentía ni preparado ni particularmente atraído por aquel mundo. 
En lo que respecta a mis Iconos, vienen después de un largo y complejo recorrido en el que he tocado cada tipo de estilo artístico para después llegar a lo que yo considero la síntesis máxima de todo mi background. La inonografía en estilo bizantino hoy me representa plenamente. 
Creo que hemos conectado tan fácilmente porque nuestros estilos y nuestra trayectoria son tan diversos que se completan bien juntos, dejando bien marcados de todos modos nuestros propios estilos. 

omino71: la asociación entre santos y superhéroes es lo que más distingue mi producción de la de Mr. Klevra, que en esto es mucho más ortodoxo, prefiriendo una representación fiel a los cánones de la iconografía bizantina, sobre todo de la escuela rusa, mientras que yo, desde un punto de vista estilístico, prefiero inspirarme en cosas “menores” como la miniatura bizantina o más espontáneas como la iconografía arabo-bizantina, tipo la escuela de Aleppo, que se adaptan mejor a mis reelaboraciones del cómic (bidimensionalidad, colores saturados, trazos limpios). Como decía Mr. Klevra, nuestra colaboración se basa en la diversidad y, de hecho, yo no atribuyo un valor religioso a lo que hago. A mí me interesa más el aspecto POPular y si queremos folklórico del arte que prefiero definir como “sacro” (y no “religioso”). Por tanto, desde mi punto de vista no hay mucha diferencia entre los Olimpos, los ángeles, los santos o los superhéroes. A pesar de estas distancias hemos sido capaces juntos de llevar nuestra iconografía a la calle, empezando en nuestra ciudad, Roma, universalmente reconocida como la capital del Cristianismo (nos guste o no). En lo concreto nuestras intervenciones parten siempre de proyectos ligados a las historias, a las tradiciones y a la topinimia y onomástica de las calles, perque pensamos que el Street Art debe ser sobre todo un ejercicio de contextualización. Y también por esto he empzado a trabajar en Barcelona partiendo del Románico Catalán, mientras que Mr. Klevra, paralelamente se ha dedicado a la figura de San Jorge. Y también en este caso, aunque partimos de presupuestos e ideas diferentes, estamos convergiendo en un proyecto común.  

MG: Además del trabajo en la calle, en el espacio público, desarrolláis también lienzos, esculturas y todo tipo de piezas en formato exponible y vendible. ¿Qué tipo de público demanda estas piezas? ¿Qué acogida os habéis encontrado, en general, en galerías de arte o museos?

omino71: no es que una cosa excluya a la otra. De hecho es justo la primera confrontación con el soporte tradicional lo que me ha llevado a preferir soportes más “plásticos”, objetos que tienen una dimensión predefinida, una identidad que prescinde de mi intervención y que me obliga a interactuar con las tramas y resistencias de la materia (discos, tablas de skate, juguetes, objetos recicilados, suportes no convencionales) y después a experimentar las instalaciones en la calle, sin por ello renunciar a experimentos donde sea y con lo que sea, y por tanto, a volver a enfrentarme con el espacio potencialmente indefinido/infinito de la hoja en blanco o de la tela (con el que he aprendido a relacionarme después de la experiencia en la calle).  No puede decirse que exista un público específico para estas obras, porque he expuesto y continuo hacíendolo, tanto en centros sociales autogestionados como en galerías privadas y en otros espacios más o menos predispuestos a las exposiciones, ya sea en Italia o en el extranjero, y en cada uno de estos sitios ha habido un público potencialmente diferente.  

Mr.Klevra: me gusta utilizar todo tipo de superficie, especialmente aquellas no ocnvencionales o “indecuadas” para convertirse en una obra de arte. Los coleccionistas a menudo se aficionan a esta forma mía de crear arte de la nada y lo bizarro; basta pensar en una reinterpretación de un altar construido usando tablas de skate. 
Las galerías y museos, sin embargo, justamente teniendo la necesidad de espacios y mercado, pretenden que nosotros los artistas respetemos sus directrices, pero si soy sincero, a menudo me limitan demasiado y hago lo que me vienen en gana.  

Omino3Sancta Santoroom, Roma. Omino 71 y Mr. Klevra

MG: Este tipo de trabajo “no urbano”, ¿no es una especie de contradicción con la esencia del Street Art?

omino71: un streetartista es ante todo un artista que como tal debe encontrar cada espacio disponible para expresarse, crear, hacer y ser arte. El Setreet Art no es un género, no es una escuela; cada street artista puede ser diferente de otro y seguir un estilo, una estética, un lenguaje que puede reconducirse a este o aquel movimiento artístico. Por tanto, si quieres encontrar una contradicción búscala en las ficticias “galerías de Street Art”, que por definición no tienen sentido.  
En cada rincón del mundo, los street artistas no han esperado a los “operadores del sector” para exponer, y aún así por todas partes han surgido ocasiones para exponer, más o menos curadas o autoproducidas por los propios artistas. Por esto los centros sociales autogestionados o los clubes han sido escenarios óptimos, incluso antes que las galerías profesionales e los espacios museísticos (que en mi caso, extrañamente, se han movido primero). 
Así que hay una equivocación de fondo al exponer la relación entre arte y dinero: no se da por hecho que las obras “no de calle” sean necesariamente destinadas a la venta (piensa en una instalación “site Specific” para un espacio museístico o una exposición hecha en un espacio social autogestionado), mientras que las de la calle pueden explotarse de muchos modos diversos para hacer caja (publicaciones, dvds, camisatas, publicidad, etc.). 
Al contrario, la contradicción la puedes encontrar también en las obras urbanas; basta ver la proliferación de festivales y de obras murales por encargo. Aunque también aquí haría falta distinguir entre actos libertarios (el Street Art) y las intervenciones urbanas que parten de una mediación (el arte público) que en su esencia no difieren demasiado de un trabajo “no urbano” si se entiende como una obra realizada para una exposición curada por el galerista de turno (y para evitar aquívicos, me encuentro igual de a gusto tanto haciendo Street Art como arte público o exponiendo en una galería, sobre todo porque vivo de un trabajo que no tiene nada que ver con el arte y por tanto no veo comprometida la idea, o mejor el sueño, de poder vivir haciendo sólo arte). 

Mr.Klevra: absolutamente no. Yo también tengo que pagar facturas, alquiler de casa, del estudio, los materiales. Las obras de galería representan trabajos de galería hechos para la galería, pero utilizando la misma meticulosidad que uso para hacer una obra en la calle. 

 MG: ¿Es diferente cómo se aborda el trabajo a la hora de plantearlo para/en el espacio público o sobre, por ejemplo, un lienzo? ¿Qué implica lo uno y lo otro?

Mr.Klevra: a menudo abordo una tela del mismo modo que me acerco a una pared en la calle o  a un póster para pegar en la calle. Lo único que cambia para mí es sólo el soporte y las domensiones. Por lo demás aplico el mismo cuidado en los detalles tanto en la tela como en las obras que hago en la calle.  

omino71: me gustaría responder que son aproximaciones completamente diferentes, pero mentiría, porque he aprendido a relacionarme con el espacio indefinido/infinito de la tela precisamente gracias a la experiencia del Street Art, en el sentido de que ha sido el ejercicio de la contextualización desarrollado con las intervenciones en la calle lo que me ha llevado a desarrollar obras para interiores, pensándolas siempre en el ámbito de proyectos más complejos que toman en consideración el contexto en que se desarrollan, sea una galería, un espacio museal o un espacio público. Pero tengo que admitir que esta respuesta no considera el hecho de que hasta ahora siempre he tenido un control sustancial sobre lo que hago. Es decir, a menudo soy tanto autor como curador de los proyectos expositivos en los que participio, así que falta esa “mediación” que quizás podría determinar la verdadera diferencia en la aproximación a los dos tipos de trabajo.  Esta reflexión es aún más verdadera cuando recibo un encargo directo de un coleccionista, en tanto que a menudo se me pide que replique sobre tela un sujeto urbano visto en la calle. En este caso el intento de contextualización es menor. Al principio intentaba visualizar los espacios privados donde se colocrían las obras, pero era un ejercicio vano porque me faltaba el proyecto, si queremos la poesía de la intervención. Por tanto quizás sólo en este caso mi aproximación es diferente y la realización tiene el objetivo exclusivo de hacer caja para financiar mis proyectos. 

MG: ¿Consideráis que tenéis algún tipo de responsabilidad al trabajar en el espacio público, entendido como de todos? ¿Creéis que hay una función social en el Street Art? ¿Qué realmente afecta a cómo las personas se relaciones con su entorno o es sólo un tipo más de mensaje visual en el cúmulo de información que recibimos?

Mr.Klevra: antes pintaba  siempre y sólo para mí, buscando satisfacer mi hambre de pintar por la calle. Con el tiempo y la madurez, en mis obras he querido sintentizar la frase “La Belleza salvará el mundo”  del Dostoevski que ya mencioné. Mis obras son simples, no quieren ser violencia para los ojos sino una bella sorpresa al girar la habitual esquina de la habitual calle que se recorre cada día.  

omino71: creo que ya he respondido al identificar en el Street Art una práctica de contextualización. De hecho, estoy convencido de que la comprensión del contexto urbano, y por tanto del espacio y de las personas que lo viven, tiene la misma importancia que el sujeto, que el concepto y el gesto. Porque una instalación de Street art es válida sólo si consigue enfrentarse con el sistema en el que se coloca. Por tanto, el street artista debe de algún modo interesarse también por los aspectos urbanísticos, sociológicos y comunicativos y no sólo por aquellos propiamente artísticos de su acción. Oviamente no es algo que se da por hecho, no siempre se logra un equilibrio que, a menudo ni siquiera se busca, sobtre todo cuando se limita a un ejercicio de mera invasión del espacio, con lógicas muy similares a las de la propaganda publicitaria o electoral, donde el objetivo principal es ocupar cada esquina posible para tener mayor visibilidad y control del territorio, donde las instalaciones están por todas partes y, por tanto, en ninguna. 

Omino4Mural en Brasilia. Omino 71 y Mr. Klevra

MG: Parece que en los últimos años, a través de figuras como el súper-mediático Bansky el Street Art se ha revalorizado, se ha liberado de una cierta imagen de vandalismo, ha atraído la atención de las instituciones artísticas… ¿Estáis de acuerdo? ¿Habéis percibido este cambio? ¿Ha influido en vuestra forma de trabajar, de enfocar lo que hacéis? ¿Han cambiado el tipo de propuestas que recibís o vuestro “reconocimiento” como artistas?

omino71: las figuras como Banksy son el mal menor: mientras se hablaba de sus intervenciones aún se entendía el espírito tendencialmente “libertario” del Street Art, aunque después el interés general recaía sobre las tasaciones de las casas de subastas. Hoy sin embargo asisto a una verdadera y propia banalización de lo que se ha convertido en una etiqueta usada por los medios mainsteam para presentar gigantescas intervenciones murales que no tienen nada que ver con el Street Art, como ya he podido aclarar anteriormente. En ambos casos ha sido la percepción del potencial valor económico lo que ha revalorizado estas formas expresivas y lo que ha atraído la atención de los medios y los adeptos a estas obras. Esto hace pensar que hay algo equivocado el el mundo del arte contemporáneo. ¿Sobrevivirá el Street art a este mecanismo o todos los Street artistas están destinados a ser fagocitados por el mercado del arte? El tiempo nos dará la respuesta, pero yo ya he aprendido tres cosas: 1) no es suficiente con hacer Street Art para entrar en el mercado del arte 2) No es necesario hacer o haber hecho Street Art para definirse Street artista y entrar en el mercado del arte 3) quien resiste vence. 

Mr.Klevra: seré sincero: el Street Art ahora es la gallina de los huevos de oro, entones hagamos esta buena tortilla de arte. Las propuestas naturalmente aumentan y depende de mí decidir si acerptarlas o no coherentemente con mis ideas e ideales.

MG: Sin embargo, a pesar de este boom del Street Art, sigue habiendo mucha tensión entre lo legal y lo ilegal, y doy por hecho que habéis tenido vuestros problemas con la ley. ¿Consideráis que esto es parte de la naturaleza del Street Art? Es decir, ¿perdería su sentido si no tuviese algo de prohibido? Hay muchas iniciativas que buscan legalizar los muros ¿Qué opináis? ¿Cómo veis el futuro del Street Art en este sentido?

Mr.Klevra: me limito a contar mi experiencia.  Me gusta ser libre de expresar mi arte como y cuando quiero, siempre respetando los monumentos y edificios. Mis obras nacen para recualificar y dar un golpe de gracia al observador. Por descontado no busco el glamour de la obra enorme en un monumento, haciendo vandalismo sobre obras maestras históricas. 
Los muros legales y las áreas para pintar son “parques de juego” óptimos para quien quiere ver si esto va con él… pero no para mí. Sería como ver una bestia en la jaula. Se precia su elegancia sólo en su hábitat.  Lo mío es la calle. 

omino71: me repito, el Street Art es una práctica libertaria, come tal es limitante encuadrarla entre lo legal y lo ilegal, sobre todo si ponemos en el mismo plano la propiedad privada o pública – y las reglas que las rigen – y el concepto de “bien común” al que responde el Street Art. Sin querer entrar en un debate folosófico-político, creo que es importante hacer las cosas con “buen sentido”. El resto lo dejo a los guardias y a los agitadores.  

MG: Habéis trabajado varias veces aquí en Barcelona, pero también en otros contextos internacionales. Según vuestra percepción, ¿es muy diferente la escena y el sentido del Street Art aquí, en Roma, en Europa o, por ejemplo, en Brasil?

omino71: cuanto más viajo más me convenzo de que nosotros los italianos somos “amantes de lo extranjero” sin un porqué. Durante años me han hecho creer que fuera de nuestras fronteras había una sensibilidad diferente por los trabajos urbanos y, sin embargo, veo que el único factor común en el mundo es la criminalización y la represión tanto de este como e otros fenómenos espontáneos. Casi exagerando, pero en Roma he verificado que en Roma hay una actitud de indiferencia hacia el arte en su complejo: estamos rodeados, tenemos siglos de testimonios entorno a nosotros, vivimos en la belleza (si queremos verla), por tanto es inevitable que una instalación de colores de Street Art haga menos efecto y se acoja con menos entusiasmo en Roma (o en Barcelona) que en el nuevo mundo. 

Mr.Klevra: es bonito ver realidades distintas, diferentes ciudades y  personas y entender lo que piensan de mi arte, cómo ha menudo les ha contaminado. 
Aún llevo en el corazón la experiencia de Brasil. He pintado tres obras enormes en una fachada de una escuela de periferia. Llevar la alegría y ver a estos niños felices mientras pintaba para ellos ha sido el mejor pago que he recibido! 
En Roma es difícil ver tanta pobreza y, por tanto, encontrarse artistas que te regalan su arte para embellecer la cara de la escuela; es un regalo de locura. Lamento que en ciudades como Roma todo sea complicado y esté lleno de bloques burocráticos. 
Es hace, claro, que la realidad de cada ciudad sea diferente. También la rabia de la policía es diferente. En Brasil, en Brasilia, por ejemplo, no se lo toman a la ligera. A menudo se dispara incluso a los grafitteros porque de todos modos es una realidad más “salvaje”! 

Omino5Mural en Brasilia. Omino 71 y Mr. Klevra

MG: ¿Podéis contarnos algo de vuestros proyectos futuros, por separado y en conjunto? Exposiciones, grandes intervenciones, proyectos internacionales…?

Mr.Klevra: principalmente este año y el próximo querría dedicarme más a la calle, y viajar para pintar en el extranjero. Me a menudo me gusta ser un poco misterioso sobre mis próximos trabajos y proyectos, ya que es una buena forma de sorprender a los que me siguen.  

omino71: con Mr.Klevra estamos trabajando para nuestra primera exposición propia-conjunta en Barcelona el próximo otoño, así que no se excluye en breve alguna intervención de Street Art por aquí, seguramente a cuatro manos. Por el resto, estamos moviéndonos por Italia con otra exposición conjunta y estamos bastante ocupados entre proyectos colectivos y trabajos murales en Italia y Brasil. En el frente del Street Art estoy siguiendo un proyecto personal en un barrio de Roma: tengo que llegar a realizar 71 instalaciones que pretenden ser un tributo al Street Art Romano, pero aún estoy en 26, así que me queda mucho trabajo. 

.

Tags: , , , , , , , , ,

Leave a Comment