Playthecity.nl, juegos que permiten democratizar la ciudad | MARIA ARÁNZAZU PÉREZ INDAVEREA
 

August 19, 2014

Mira un mapa de tu barrio y piensa en él como el tablero de un juego. ¿Qué es lo que hace que sea como es? ¿Sus edificios, sus calles, sus monumentos…? Henri Lefebvre consideraba que un espacio lo conforman diferentes elementos, pero sobre todo, enfatizaba que lo hacen personas[1]. Urbanistas, constructoras, ciudadanos, políticos… todos contribuyen y contribuimos a construir nuestras ciudades, lo que varía es la repercusión de nuestras acciones sobre ese espacio. No todos tenemos el mismo papel a la hora de tomar decisiones sobre el aspecto físico de nuestras ciudades. Cada colectivo impone unas normas de juego. Pero, ¿qué pasaría si hubiera algún método de que los gestores y autores de planes urbanos pudieran hablar de tú a tú con los ciudadanos que viven en el tejido urbano donde se piensa intervenir?, ¿y si a los ciudadanos se nos diera la oportunidad de negociar y entender por qué se plantean ciertas ideas?, ¿y si pudiéramos participar, plantear las nuestras y se nos diera la oportunidad de negociar a todos los implicados? Esas preguntas no son nuevas, pero, ¿y si un tablero de juego y las nuevas tecnologías permitieran dar ese poder a los ciudadanos? Bienvenidos a una plataforma abierta, igualitaria y flexible de diseño urbano, bienvenidos a playthecity.

Ekim Tam (Estambul, 1976) es una arquitecta turca que decidió completar su formación en la TU Delft, donde se graduó con honores en urbanismo en 2005[2]. Allí empezó su investigación doctoral sobre la aplicación de teorías de la complejidad y el juego al diseño urbano. La conocí en una charla en 2011 cuando estaba presentando su proyecto The World of Citycraft, en el cual explicaba cómo aplicaba las teorías de la complejidad al urbanismo e intentaba aplicar diferentes elementos de juegos examinados (Monopoly, World of Warcraft, SimCity, etc.) al diseño urbano participativo. Unas semanas después había quedado con ella para entrevistarla en una cafetería, y me encontré en su taller de Rotterdam, ayudándola a ella y a otros miembros de su estudio, TReC – The Responsive City, a montar un tablero de juego. Lo que me encontré allí fue un bajo, compartido con artistas, donde tenían su propia sala de trabajo. Cajas de pizza y latas de diferentes bebidas y un montón de piezas de madera, que fueron cobrando forma hasta convertirse en un tablero y fichas de juego. Preparaban todos los elementos para una partida para el día siguiente.

Mientras pegábamos piezas de madera y logos que representaban zonas verdes, edificios residenciales, tiendas, los diferentes agentes urbanos que intervenían en esa área, etc. comentaban algunas ideas sobre el funcionamiento del juego. El tablero reproducía tridimensionalmente el entramado urbano del área. Sobre él se proyectaba la sombra de una grúa de madera. Ekim reivindica la necesidad de completar la comunicación verbal con elementos tridimensionales que permitan ver las intervenciones en el barrio. Su equipo se había preparado para la partida, habían cartografiado las relaciones de poder entre políticos, inversores, constructoras, etc. y llevado a cabo encuestas y entrevistas en la zona entre los diferentes agentes urbanos. Habían detectado puntos de conflicto, problemas o ideas con potencial según la intervención urbana planteada[3]. Ahí estaba el punto de partida de la partida. Las reglas de inicio del juego funcionaban igual que las de un juego de rol. Cada grupo tenía una serie de normas a priori que definían su postura, intereses e intenciones, con ese espacio. El objetivo final, conseguir que todos los grupos fueran capaces de escuchar y negociar de primera mano sobre las cuestiones que TReC había detectado previamente, y de esa manera que todos los participantes pudieran conocer mejor el contexto y generar propuestas enriquecidas por la inteligencia colectiva. Claro que escuchar y negociar no siempre es tan fácil. Así que el papel de los arquitectos que guían el juego es en buena medida actuar de masters[4] de la partida, regulando ese diálogo y dando herramientas de democratización en la toma de decisiones.

100909_final game heroes

Imagen 1: Logos que representan a los diferentes tipos de agentes urbanos o jugadores. Ekim Tam y Yulia Kryazheva. Public Domain. Fuente: http://www.playthecity.nl/5387/nl/spelers

Uno de los proyectos que estaba preparando Ekim, era Play Noord (2011). Una de sus ideas más ambiciosas hasta el momento porque una vez iniciada, en vez de limitarse a una partida presencial que durase unos días, quería que el juego siguiera adelante en Facebook y se prolongase todo el tiempo que fuese posible. Durante tres días grupos inversores, residentes, políticos, constructoras, activistas y diseñadores discutirían sobre un solar vacío del Norte de Ámsterdam. Una zona obrera, problemática por su localización aislada, que el Ayuntamiento está conectando desde 2008 con una nueva línea de metro que la unirá con el centro urbano y sobre la que planeaban los fantasmas de la especulación y la gentrificación[5]. Llegaron a localizar a 200 actores urbanos e hicieron una convocatoria abierta de participación. La respuesta fue heterogénea, desde ciudadanos, ONG’s a multinacionales como Shell. Se hizo una selección de representantes de cada grupo para poder hacer viable el juego y se estableció un número de turnos de juego.

Iniciada la partida las ideas y propuestas de los actores se subían en línea junto al perfil de las personas que las proponían, y si era pertinente, se iban representando en renderings para ver sus repercusiones y poder discutirlas al día siguiente y someterlas a voto. Esta presencia en la red posibilitaba que nuevos agentes urbanos intervinieran y opinaran. En una zona era importante mantener y generar un mayor apego entre los actores al territorio y ser capaces de controlar una potencial especulación con el precio del suelo. Esta primera intervención fue exitosa: se modificaron ciertos elementos del planeamiento urbanístico y se mantuvo el interés y el debate en las redes sociales, creando nuevos vínculos y dinámicas entre los agentes urbanos implicados[6]. Tanto fue así que se celebró una segunda partida presencial el año siguiente. Si bien, el equipo de playthecity acabó creando junto al centro Mediamatic una web propia que muestra cartografías, ideas, noticias, etc. y funciona como una red social, donde una vez inscrito cualquiera puede participar. De alguna manera, playthecity ha fagocitado a TReC y se ha convertido en una “oficina para planeamiento y diseños abiertos”, a la que en paralelo surge la Fundación Play the City.

playthecity_imagen 2_11_dag1

Imagen 2: Imagen de la partida de Play Noord (2011). Ekim Tan. Public Domain. Fuente: http://www.playthecity.nl/5376/nl/spelers-willen-geen-woorden-maar-daden

Por supuesto, no siempre hay consenso en el juego, pero la plataforma playthecity permite exponer un problema y pedir asesoramiento, y a veces personas que personas externas den ideas o intervengan. Tras estas pequeñas intervenciones que esconden un enorme trabajo de preparación, entrevemos a pensadores utópicos como Buckminster Fuller, uno de los referentes de Ekim Tan, que reivindicaba el papel del juego como herramienta para conseguir un mundo igualitario para todos de forma pacífica, ecológica y cooperativa[7]; de los Situacionistas y la importancia de llevar el juego a todos los aspectos de la vida[8]; o de Jane Jacobs y su convicción en un urbanismo orgánico, donde el papel de los ciudadanos fuese el de auténticos generadores de ciudad y riqueza[9]. Por otra parte, podemos ver en otros proyectos previos, intenciones compartidas con esta propuesta, como en el plan para Almere de Rem Koolhaas en los noventa. La gran diferencia es que Koolhaas aplicó lo que denomina como “modelo japonés”[10]; donde se establece un diálogo entre diferentes agentes urbanos, pero institucionales, y todos ceden para llegar a un acuerdo. Pero la democratización del proceso sólo tiene lugar cuando todos los implicados tienen voz y capacidad de exponer y someter a votación sus propuestas, cuando hay una discusión abierta sobre los diferentes elementos que afectan al barrio. Esta reivindicación del ciudadano como agente básico es fundamental para Jane Jacobs, quien insiste en que esa es la manera de generar una ciudad una ciudad viva y vivida.

No todas las ciudades son como Ámsterdam; no poseen su tradición democrática, ni tampoco la tradición de reflexión e innovación en arquitectura, ingeniería e urbanismo existente en Países Bajos. Pero durante las últimas décadas autores como Richard Florida han afirmado como la generación o consolidación de una clase creativa comprometida con su barrio resulta enriquecedora y atractiva para la ciudad. Por supuesto, esos barrios corren el riesgo de sufrir un proceso de gentrificación, como le pasó a la mítica casa Tacheles en Berlín. Pero por esa voluntad de control del proceso especulativo, la propuesta de playthecity cobra especial significado por su carácter abierto, la activación y contribución a generar una comunidad y la duración del proceso de diálogo en el tiempo. Mientras el equipo que lleva el proyecto supera ya la decena de personas y traslada su modelo a diferentes ciudades del mundo -Bruselas a Estambul o Ciudad del Cabo-, queda esperar a ver qué pasa en unos años con el barrio norte de Ámsterdam y preguntarnos si algún día los modelos que cuentan con la inteligencia colectiva de los usuarios de un barrio en sus intervenciones podrán llegar a convertirse en algo habitual o seguirán siendo tan excepcionales, que no dejen de llamarnos la atención.

 

Mª ARÁNZAZU PÉREZ INDAVEREA: Licenciada en Historia del Arte y Especialista Universitaria en Teoría, Métodos e Historia de las Humanidades y Ciencias Sociales por la Universidad de Santiago de Compostela. Ha sido becaria pre-doctoral María Barbeito, impartido docencia en la USC y completado su formación en las Universidades de París I y Delft. Su investigación se centra en las relaciones entre nuevos medios, especialmente videojuegos, arquitectura y ciudades.

Footnotes:

[1] Henri Lefebvre, The Production of Space, Blackwell Publishing, Oxford, 1991. Pp. 38-39.

[2] Ekim Tan, ‘Curriculum Vitae’. Consulta 2 Junio 2014. http://tudelft.academia.edu/EkimTan/CurriculumVitae

[3] Ekim Tan, Lilly Lam y Diana Ibáñez López, ‘City Gaming’. Consulta 2 Junio 2014 http://www.playthecity.nl/8831/en/city-gaming

[4] Un master es aquella persona que ejerce de dirige el juego en una partida de rol, fundamentalmente, aplicando el sistema de normas del juego y ambientando la partida.

[5] Claudine Farrugia-Tayar: ‘A Amsterdam la concertation devient un jeu’. La Gazette des communes des départements des régions, 41. 29 Octubre 2012. P.40-41. Consulta 2 junio 2014. http://www.playthecity.nl/10509/nl/jouez-la-ville

[6] Ekim Tan, Lilly Lam, Suzan Christiaanse y Sito Veracruz, Amsterdam Noord Report 2012, Re-play Noord, Play the City Foundation, Amsterdam, 2012.

[7] Buckminster Fuller Institute, ‘World Game’. Consulta 3 Junio 2014. http://www.bfi.org/about-fuller/big-ideas/world-game

[8] Guy E. Débord, dir., ‘Contribution to a Situationist Definition of Play’, Internationale Situationniste 1 (1958). Consulta 2 Mayo 2012, http://www.cddc.vt.edu/sionline/si/play.html

[9] Jane Jacobs, The dead and life of great American Cities, Random House, New York, 1961. P. 144.

[10] De Jong, Alex y Marc Schuilenburg, Mediapolis. Popular Culture and the City, 010, Rotterdam, 2006. P. 126.

Tags: , , , , , , ,

Leave a Comment